Tuesday, August 8, 2017

RAÚL CASTRO Y SU FALSO SENTIDO DE SEGURIDAD CON VENEZUELA

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York
La gallina de los huevos de oro puede sucumbir en cualquier momento.
Innegablemente, la crisis de Venezuela repercute hondo en Cuba, con el régimen manipulando a los acosados cuentapropistas para exprimirlos de sus escuálidas ganancias. Es así como La Habana dicta nuevas disposiciones económicas para desviar negocios hacia sus ávidas arcas fiscales, privando a sus propios ciudadanos de ganarse la vida legítimamente.
Hoy, debido a que el peligro de no recibir el petróleo desde Venezuela se ha aminorado, el gobierno cubano anuncia a través de la prensa oficialista, que algunas de las medidas ordenadas para los cuentapropistas son "temporales", otras solo son "de continuidad" y ninguna "constituye un retroceso".
Desde Caracas, La Habana recibió las seguridades que "todo va bien" y que los envíos de petróleo a Cuba se regularizarán a como eran antes, 100 mil barriles del crudo  diarios.
 La agencia Reuters informó que Venezuela ya había reanudado en marzo sus exportaciones de crudo ligero a Cuba, luego de una pausa de ocho meses que generó una paralización de la refinería conjunta que mantiene con el Gobierno de la isla, Cienfuegos, según datos de la estatal venezolana PDVSA. La fuente que proporcionó los documentos a Reuters pidió mantenerse en el anonimato.
La reducción detuvo casi todas las operaciones a mediados del 2016 de la antigua refinería Cienfuegos, con capacidad para procesar 65.000 barriles por día (bpd) de crudo venezolano y convertirlo en productos refinados para el mercado doméstico cubano y para exportaciones que realiza el gobierno de la Habana para su propio bolsillo.
En total, PDVSA envió a Cuba un promedio de 72.350 bpd de crudo y productos en la primera mitad del 2017, casi un 13 por ciento menos que en el mismo periodo del año pasado, de acuerdo a reportes comerciales internos de PDVSA.
La escasez de gasolina en ambos países registrada desde marzo produjo severos problemas en la producción del combustible que no consigue cumplir con la demanda.
Para resolver la situación, el nuevo directorio de PDVSA ordenó reanudar las exportaciones del crudo ligero Mesa 30 que requiere Cienfuegos, de acuerdo a una fuente con conocimiento de la decisión y a documentos internos de la compañía sobre los embarques.
En marzo, PDVSA envió 1,39 millones de barriles del crudo ligero Mesa 30 a Cuba en tres cargamentos que llegaron a la planta de almacenamiento de Matanzas. También exportó 506.000 barriles de crudo reconstituido, de acuerdo a los datos.
Previamente este año, PDVSA había enviado solamente 500.000 y 600.000 barriles por mes de sus mezclas de crudo pesado a Cuba. El incremento de las exportaciones de crudo sería en anticipación a una reanudación de actividades de la refinería Cienfuegos, a fin de incrementar la producción de combustible en Cuba, según dijeron un operador y a una compañía de transporte vinculados a los envíos venezolanos.
Mientras tanto, Maduro le ha asegurado a Raúl Castro que "todo va bien por casa" ya que se salió con la suya, imponiendo la Constituyente en Venezuela a como diera lugar, nadando contra la corriente del mundo civilizado que le ha había pedido suspender la medida. La constituyente ha sido declarada fraudulenta por agencias especializadas en votaciones y hay un amplio rechazo nacional e internacional en su contra.
El temor se ha acrecentado que Venezuela esté en el último escaño de la democracia y que a partir de ahora Maduro y su cohorte chavista se apodere completamente de la nación bolivariana.
El país teme una ola de detenciones luego de la formal instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, tal como lo prometió Nicolás Maduro en días pasados.
"No esperamos ayuda de nadie" , dice con resignación Luisa, una caraqueña opositora.
Marcos, un periodista opositor que vive ahora en Maracaibo, agrega: "Aprontémosno, para más violencia, ahora ya sin límites (....) Estamos ante una nueva escalada de barbarie como nunca la hemos visto antes y solo saldremos de esta nueva pesadilla con la caída de Maduro y los chavistas. Así están, desde ahora, programadas las acciones".
Sin embargo, el falso sentido de seguridad que sienten Castro y Maduro podría ser de corta duración, porque el pueblo está dispuesto a seguir luchando por alcanzar su libertad y hay una enorme fractura en las fuerzas armadas venezolanas que puede desequilibrar la actual situación de poder en manos de la dictadura de Nicolás Maduro.
El alzamiento en el Fuerte Paramacay pone en duda la unidad de las Fuerzas Armadas, con miles de contingentes molestos por la cruenta represión contra el pueblo venezolano.
A pesar de que se desconocen detalles del ataque ocurrido la semana pasada, perpetrado por un comando mixto de civiles y militares desertores, expertos coinciden en que evidencia el malestar de amplios medios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
“Indica el creciente descontento de rangos medios policiales y militares, aunque el mando militar siga aliado al gobierno. Pueden esperarse nuevos incidentes a medida que aumente ese malestar”, aseguró a la AFP Diego Moya-Ocampos, analista del IHS Markit Country Risk de Londres.
"Solo falta una chispa más, para que la rebelión estalle" asegura Marcos, quien tiene fuentes confiables en que basarse.
 "Los cubanos, y especialmente Raúl Castro, deberían recordar que pese al fracaso del asalto al Cuartel Moncada, la llama de la insurrección se originó allí. Además, tal como en Cuba en el pasado en la Sierra Maestra, hoy hay gente venezolana en la montaña,dispuesta a todo".

No comments:

Post a Comment